Revolución Industrial 4.0

Transformación Digital

Cada día se escucha de manera más común y continua, en mayores áreas de la vida diaria y laboral, los términos de Internet Industrial de las Cosas (IIoT), o bien, Revolución Industrial 4.0. Aun cuando el concepto cuenta con variados significados dependiendo del rubro a donde se aplique, normalmente todos coinciden en dos puntos. Conectividad y Monitoreo.

 

En la realidad, esos dos temas son la base del concepto del IIoT:

 

Si nos enfocamos en el área de manufactura, para lograr la conectividad integral en una empresa, es imprescindible encontrar los medio y herramientas adecuadas para que, independientemente de modelos, marcas y aplicaciones, todos los equipos que están aportando en la generación de los productos o servicios que una empresa ofrece a sus Clientes, deben ser integrados en una red de comunicación interna, o bien también una red externa (La Nube). Lo anterior se puede tornar algo complejo cuando evidentemente los equipos electrónicos se comunican con diferentes protocolos o lenguajes. En otras ocasiones, no existen más que sensores y actuadores, sin un medio que registre y controle los dispositivos. Aun en este último caso, es posible lograr integrarlos a una red de IIoT.

El monitoreo del desempeño de los equipos, es simplemente convertir los datos adquiridos en información de fácil comprensión, en tiempo real y que ayude a comunicar a todas las áreas de una empresa el estado del funcionamiento de los equipos y demás recursos productivos.

 

El monitoreo, también debe aplicar a procesos, estado del personal, consumo de materiales, y puede aplicar hasta el consumo de energías, insumos, productos y servicios externos (proveedores) etc.

Suena interesante el pensar que ya estamos en la era en que es factible llegar a conectar y comunicar equipos de diferentes marcas, modelos y épocas. A través de dispositivos móviles, ver que en una empresa, una máquina se encuentra en pleno funcionamiento, mientras que otro equipo acaba de sufrir un desperfecto. Realmente, esta información es de gran utilidad.

 

Es un muy buen inicio para contar con nueva información para visualizar y analizar en tiempo real. El siguiente paso sería aprovechar los datos históricos para lograr contar con el conocimiento pleno de las causas de cada estado de los equipos, como podemos corregir de manera inmediata la falla, como prevenir que suceda una falla, o aun mejor, predecir el evento para reaccionar en tiempo y evitar afectaciones.

 

Los datos adquiridos de los equipos, datos referentes a procesos y todo recurso directo e indirecto, interno y externo que interactúan de alguna manera en una empresa, deben ser transformados en información. Esta información se debe utilizar de manera eficiente en tiempo y forma logrando llevar un análisis formal y profesional, lo cual resulta en acciones y proyectos que son parte primordial, de alta relevancia en la estrategia de negocio de una empresa, que tiene como objetivo la mejora continua de sus procesos, servicios y productos. Esto es una aplicacion adecuada de IIoT

 

Una empresa que busca lograr integrarse al IIoT, debe estar enfocada en el análisis profesional de la información digital, generada por medios y recursos internos y externa, para ajustar de manera dinámica sus operaciones, logrando controlar el crecimiento en productividad, mejorando constantemente en Calidad y reduciendo costos.

Entonces, claramente no se trata solo de monitorear el estado de los equipos. Realmente el objetivo del IIoT va mucho más allá. Es, con nueva información y su análisis, lograr visualizar nuevas áreas de oportunidad en una empresa, generando planes de acción que ayuden a corregir, prevenir y pronosticar tanto fallas como mejoras en KPI’s.

 

El IIoT se convirtió ya en un proceso de cambio que toda empresa que pretenda seguir siendo competitiva, debe estar ya implementando. De lo contrario, el tiempo dictara qué tan firme son sus bases para sobrevivir.